Skip to content

cati cladera

Fotografias …

Patrimonio ordena estudiar los grafitos de Miró en Son Boter | Baleares | EL MUNDO

ARTE Polémica Patrimonio ordena estudiar los grafitos de Miró en Son Boter Vista general de los grafitos de Joan Miró en una de las salas del taller de la Fundació. C. FORTEZA

LAURA JURADO Palma Actualizado: 19/02/2014 18:50 horas

Su lucha contra la humedad arrancó, que se sepa, en los años 80. Fue entonces cuando el primer restaurador puso sus manos en los grafitos que Joan Miró dejó sobre las paredes de Son Boter. Medio centenar de dibujos que se encuentran en una grave situación de deterioro. Pese a la petición de intervención urgente por parte del Ministerio de Cultura y del Ayuntamiento de Palma, Patrimonio suspendió ayer esta rehabilitación y ordenó que se estudie el origen de los daños.

«Hemos rechazado la propuesta porque consideramos que deben realizarse unos estudios previos, que son los que hemos autorizado», señalaba ayer el vicepresidente de Cultura y Patrimonio, Joan Rotger. El informe de los técnicos es contundente: en las dos reformas realizadas no sólo no se solventaron los problemas sino que, además, han hecho que se agraven.

«Los problemas que se detectan son los mismos que en su momento obligaron a intervenir sobre los grafitos», sostienen los expertos. Unos «graves problemas» de humedad que parten de la base de los muros y que ascienden por la pared, causando toda una serie de manchas, abombamientos, separación de estratos y presencia de sales en la superficie.

En 1986 una reforma colocó cemento poco transpirable en los zócalos de los muros

El informe recoge que en una intervención anterior se picaron los zócalos de las habitaciones del taller de Son Boter y se rellenaron con morteros poco transpirables. Una decisión que ha provocado «que la humedad suba hacia las partes más altas del muro». Las pérdidas de revestimiento alcanzan, incluso, al exterior del edificio.

Se desconoce cuándo se realizaron estas modificaciones, pero sí se sabe que en 1986 se realizó una primera recuperación por el conservador Santiago Ferrete de la mano del Instituto de Conservación y Restauración de Bienes Culturales del Ministerio de Cultura. Un proyecto del que «se desconocen los detalles porque tampoco hubo seguimiento».

La humedad ha producido manchas, borrones y pérdida de materiales

Lo cierto es que en 1995 el «grave estado» de los dibujos obligó a reunir a una comisión de expertos que determinaron que las malas prácticas de la intervención anteriores habían agravado el problema. Entre ellas, el exceso de mortero de cemento aplicado en la base de los muros o el uso de sustancias como el acetato de polivinilo que produjeron manchas y brillos.

La directora de la Fundació Pilar i Joan Miró -donde se encuentran los dibujos- no supo contestar ayer si los grafitos están inventariados o catalogados. «Es un trabajo muy difícil porque hay algunos que apenas se conservan y otros en los que Miró pintó encima», apuntó ayer a este periódico. En todo caso calcula que son cerca de medio centenar las pinturas que el artista catalán realizó a carboncillo sobre las paredes durante su estancia en Mallorca.

Estos grafitos se sitúan tanto en la entrada como en las habitaciones laterales de Son Boter, siendo la de la derecha la peor conservada. Los técnicos reconocen que los dibujos están aquí en «muy mal estado» y que el revestimiento presenta en algunos puntos «un debilitamiento muy acusado». Patrimonio apunta al pavimento más bajo así como a la presencia de un jardín vecino y del riego del solar como posibles causas de este empeoramiento que ahora tendrán que ser confirmadas.

El proyecto de intervención planteado por Cultura y Cort estaba presupuestado en 58.000 euros y supondría un trabajo de tres meses de duración de nuevo con Ferreter como responsable.

vía Patrimonio ordena estudiar los grafitos de Miró en Son Boter | Baleares | EL MUNDO.

Anuncios